ORTODONCIA

La ortodoncia diagnostica, corrige y previene las malposiciones dentales, los problemas de oclusión dentaria y las alteraciones del complejo maxilomandibular. 

Elaboramos un plan de tratamiento diferente según la edad del paciente, su estética facial, y su maloclusión.

Tipos de ortodoncia

Brackets metálicos

La Ortodoncia tradicional o convencional consiste en colocar los dientes en la posición más correcta apoyando sobre dichos dientes brackets fijos con soporte de metal. Se colocará un bracket en cada pieza dental, uniéndose con un arco de ortodoncia. Son los más usados en los niños, pudiendo elegir una amplia gama de colores en las gomas de las ligaduras.

Brackets estéticos

La cerámica o el zafiro son los materiales que se usan en la elaboración de brackets estéticos para los tratamientos de ortodoncia. Estos son resistentes, no se manchan y son muy discretos. Tienen unas propiedades físicas excelentes para la ortodoncia y unas características estéticas inmejorables. Estos brakets son transparentes y no se tiñen con los alimentos, con el tabaco, o con el café. Tienen la misma eficacia que los brackets metálicos de toda la vida, pero son mucho más estéticos.

Brackets autoligables

Los brackets autoligables son una alternativa a la ortodoncia convencional. Poseen unos clips o mecanismos de sujeción (no ligaduras permanentes como los brackets tradicionales) que atan o fijan los brackets con el arco de tensión que ejerce la presión sobre los dientes para alinear o corregir la posición, facilitando el movimiento dentario. 

Las ventajas de los brackets sin ligaduras son: baja fricción, fáciles y sencillos de limpiar, mejor higiene bucal, y menor necesidad de extracciones y tiempo de tratamiento reducido. El paciente observa con mayor rapidez los resultados.

Invisalign

Resuelve el apiñamiento de dientes con alineadores transparentes y removibles. 

Cada alineador está confeccionado a medida para cada paciente a partir de un escaneado virtual de la boca, que permite mover los dientes hacia la posición deseada, en muchos casos de forma más rápida y controlada que con ortodoncia convencional. Cada aparato debe usarse 22 horas al día durante 7 días, para que los dientes se vayan moviendo hasta la posición final diseñada por el ortodoncista. 

Los alineadores son cómodos y removibles, se pueden extraer para comer, lavarse los dientes y pasarse el hilo dental. No irritan las encías ni producen rozaduras.

Ortodoncia interceptiva y funcional.

Sirve para favorecer un crecimiento y desarrollo óptimo del hueso maxilar y la mandíbula, evitando posteriores complicaciones o anomalías. De los 7 a los 11 años es la mejor edad para guiar el correcto crecimiento de los maxilares y mejorar el tono de la musculatura de la cara, por ello son tan importantes las revisiones periódicas al dentista durante la infancia. Entre las acciones planificadas para un correcto desarrollo maxilar, el ortodoncista puede hacer expansión de los maxilares, estimular y/o frenar el crecimiento mandibular, dejando la corrección de los problemas exclusivamente de colocación dentaria para cuando ya han erupcionado todos los dientes definitivos. Los hábitos como chuparse el dedo o colocar la lengua mal al tragar pueden solucionarse más fácilmente a esta edad con la ortodoncia interceptiva o funcional. El ortodoncista puede influir o guiar el crecimiento del maxilar y mandíbula mientras el niño está creciendo, una vez que ha dejado de crecer ¡ya no se puede!